Tu eres la clave

Para conocer la sabiduría de la tierra, el primer paso es hacer un compromiso personal en el cual comienza un proceso de evolución, y entonces saldremos de nuestra crisálida para visualizar la manera en que nos relacionamos con la tierra como un ser vivo.Cómo te relacionas con los ciclos de la tierra, con los elementos, con los reinos  mineral, vegetal, animal, humano?

Haz un viaje en el tiempo y recuerda o imagínate, a través de los ojos de un bebé, que se siente al respirar por primera vez, qué se siente al beber agua por primera vez, y  cómo a través de tus sentidos comienzas a descubrir los olores, sabores, texturas, colores, formas…

La mayoría no recordamos que entonces veíamos los colores del aura, el mundo invisible que también habita aquí en la tierra.

Cuál es tu relación contigo misma/o? 

El filo de la aguja que define la clave para la transformación de nuestra civilización en lo que llamamos un nuevo mundo, una nueva tierra, es la relación que tenemos con nosotra/os misma/os.

Si nos visualizamos como civilización nos podemos preguntar: qué es lo que nos mueve?  a partir de ese punto valorar si estamos actuando como realmente queremos y si no es así, comenzar el proceso de transformación personal.

Estar «en contra de» nos ayuda a evolucionar? diseñar soluciones parciales ayudan a resolver un problema? dejar todo en manos de los políticos es la actitud correcta?

Si el compromiso con nosotras mismas y nuestra evolución se activan, estamos preparadas para el siguiente paso: la comunidad

Deja un comentario