La soberanía alimentaria como reto de la biocivilización

La soberanía alimentaria requiere una relación profunda entre el hombre y la naturaleza.

Estamos en un punto de retorno, el planeta no puede sostener las emisiones que genera la actual producción de alimentos.
Hay muchas teorías y prácticas sobre la alimentación y la producción de alimentos, y diversos mensajeros que investigan y trabajan sobre el tema. Al final del post compartiremos una interesante entrevista realizada por la Vanguardia a Marta Guadalupe Rivera, amiga nuestra.

La cuestión que traemos aquí desde el Portal Arco Iris es conectar e integrar lo vibracional, siempre desde la mirada ancestral y la innovación.

Los acontecimientos climáticos están manifestando en el plano físico que la armonía y el equilibrio se han roto. Como dice Marta Rivera «el consumidor tiene la palabra», en nuestro lenguaje sería: en nosotros está el poder de la acción. Tu eres la clave!

Qué es lo que la tierra necesita?

La tierra necesita recuperar su armonía y equilibrio, la tierra necesita que habitemos en ella siendo seres conscientes, que todos estemos en sintonía con su frecuencia y vibremos con el lenguaje del corazón.
Pueden haber técnicas muy innovadoras pero pueden estar en discordancia con lo que la tierra necesita. En realidad, ella es pura sabiduría y sabe cuidarse sola. 

Aún continúa la visión antropocéntrica dando vueltas por las mentes occidentales, más la visión ancestral nos habla de la interrelación que existe en toda la creación. Es muy sutil y a la vez profundo, para percibirlo hay que «mover el punto de encaje.»

En el Portal Arco Iris tenemos en acción 2 temas que dan forma a este planteamiento: Las estructuras libres y los capacitores biológicos. Dos pilares que sostienen la visión de la nueva tierra, con las que vibra en equilibrio y armonía.

Las estructuras libres se refieren a las formas de organización, que requieren, como lo hemos dicho antes, un nivel de consciencia más evolucionado, un lenguaje del corazón y la conexión con la esencia de cada persona y de la vida misma.

El capacitor biológico, cuyo origen es la psicogeometría, es una visión de lugares armonizados con diferentes técnicas, de naturaleza ancestral e innovadora, que transmutan nuestra forma de habitar en la tierra, desde el cuidado de nosotres mismes hacia el cuidado de nuestro entorno.
Aquí están incluidas todas las formas de vida en el plano físico y en el plano no físico.

Permitir que el agua fluya es también nuestro gran reto, como también lo es regenerar la tierra, purificar el aire y minar el fuego, desde la relación corazón, mente y raíz consciente en cada una y en cada uno, permitiendo que la tierra haga su propio trabajo, recuperando su armonía, su equilibrio y recuperándonos como sus hijas e hijos.

Deja un comentario

Cerrar menú