Integrando todos los aspectos del ser en una economía sostenible.


Con la perspectiva del pensamiento holístico, tomamos como metáfora a la permacultura que da forma al aspecto comunitario desde la contemplación global de un sistema, bien sea un huerto, un entorno urbano, un bosque, etc. dentro del cual cada elemento es considerado individualmente y, sobretodo, en relación a los demás elementos.

La observación de la naturaleza nos brinda diferentes posibilidades para la creación de sistemas. Así cada sistema toma en cuenta el entorno natural y también el aspecto social y cultural, dando origen a una forma de vida sostenible.

El cuidado de la tierra y de las personas y la repartición equitativa de los recursos son principios aplicables a múltiples ramas: la agricultura, la bioconstrucción, las energías libres, el consumo responsable…, conocimientos que nos serán útiles para la toma de tierra y construcción de la sociedad que todos queremos.

El desarrollo local es también indispensable para la creación de nuevos sistemas que conserven el respeto a la tierra y a todos los seres.

Desde la observación del entorno: del clima, la topografía, la vegetación, la fauna, el tipo de tierra, el acceso al agua y la calidad de la misma…, y la visión de una nueva consciencia colectiva, se definen los indicadores de las acciones a realizar.

Para tomar consciencia y llevar la teoría a la práctica nos servirán ejemplos como este: el ahorro en nuestra vida cotidiana de bienes como el petróleo, el biogas o la madera tropical, evita que las formas de vida de los pueblos indígenas o campesinos que habitan en los lugares en donde se extrae el recurso natural pierdan su soberanía alimentaria y se desintegren.

Al ser conscientes de nuestros hábitos de consumo e integrado cada aspecto de nuestra vida estamos apoyando todo un proceso social y cultural. Podemos apostar por apoyar a las multinacionales o mejor, desalojarnos de un porcentaje de nuestra comodidad para apoyar a los productores locales y artesanos, a personas que están luchando por un mundo más sostenible y solidario, quienes dan su servicio para recuperar lo valioso del pasado con lo mejor del presente, construyendo el futuro.

La recuperación de la soberanía alimentaria nos ayudará a ganar en la autogestión. Para una economía sostenible el funcionamiento de la comunidad detrás de un objetivo común es la base para  darle cara al momento actual.

Otros temas de importancia semejante están ligados al aspecto económico, entre ellos la educación libre y comunitaria, el sistema de salud pública, el cooperativismo y asamblearismo, la reflexión sobre el contexto político actual, etc.

Apostamos por un modelo sostenible, su misión es apoyar  a los proyectos locales del entorno del Montseny que están trabajando por la construcción de una nueva forma de vida y da voz a personas que trabajan por reconstruir nuestra memoria.

Una nueva economía deberá tener en cuenta que por encima de lo material está el valor de la persona!

Cerrar menú